Santorini: Tres playas en un día

Cuando estábamos en Atenas no podíamos creer que nos encontrábamos en Grecia y la sola idea de pensar en ir a las islas griegas nos ponía la piel de gallina. Decidimos ir por Santorini, que cumplió con todas nuestras expectativas. A partir del minuto en que avistamos el archipiélago desde el ferry, todo parecía una hermosa mentira. Un pedazo de paraíso convertido tierra, rodeado de un mar turquesa de ensueño, riscos coronados de construcciones mediterráneas blancas como perlas. Recordar esos días parece irreal hoy, aunque sólo haya sido hace poco más de dos meses.

IMG_20150806_191527
Vista clásica de Santorini. On the road.

Con mi pololo llegamos a medio día y nos alojamos en Fira, la capital y lo más recomendado si vas por primera vez, de noche es increíble y de día desborda vida. Los restaurantes y pubs están emplazados en el borde mismo del acantilado  ¡es hermosísimo! (y caro, pero mirar es gratis). Tan locos estábamos por aprovechar cada minuto, que nos propusimos ir a todas las playas posibles: teníamos un día y medio y un gran e imponente Santorini por recorrer.

Dato: lejos la mejor opción para moverse es arrendar una moto de 4 ruedas. Cotizando puedes toparte con excelentes precios por arriendo diario.

Carpe diem en Kamari
Carpe Diem en Kamari

Apenas nos sentamos en la moto, partimos a Kamari: una playa de arena rocosa de origen volcánica, como toda la isla, bordada de reposeras donde dormitar y disfrutar del sol. Tiendas en el borde costero, cerveza y paz. La vida era perfecta.

Ammoudi. Veraniando en juliio.
Ammoudi. Veraniando en julio .

El día siguiente era clave, el único día completo que pasaríamos en Santorini. Nuestra meta: visitar 3 playas distintas. Partimos por Ammoudi, una playa al norte,  pequeña y desolada, de agua calma y templada. No había arena, sólo rocas y pequeñas piedras en las que estirar la toalla. Lo más cercano a la civilización es un restaurant en lo alto (siempre al borde del acantilado). El resto; disfrutar del silencio. Luego de un rato nos volvimos a montar en la moto, que a estar alturas es de lo que más recuerdo (el vértigo de la velocidad, el viento, los paisajes, el horizonte).

Santorini maravilloso. grande Grecia!
The Red Beach ¡Grande Grecia!

Llegamos a The Red Beach, y tal como su nombre, es literalmente roja. Maravillosa y escondida detrás de una colina, como todo en esta isla, aparece impresionante después de andar un rato. ¡Quedamos impactados! todas las fotos que tomamos y todo lo que diga queda corto. Nos habríamos quedado todo el día ahí, pero teníamos una meta y la ansiedad por conocer nos carcomía el estómago. Así llegamos a Perissa, amplia y de arena más fina, perfecta para disfrutar las últimas horas de sol y bañarnos por última vez en un Mar Egeo que, conociendo el océano en Chile, se parecía más a un lago sureño.

Santorini se te mete en la piel, el alma y la retina. El tiempo que te quedes se te hará poco (nosotros nos fuimos al chancho, lo tenemos claro). Sacarle el jugo a los días y a cada minuto ¡es una obligación!

RI. Vista en el camino
El acantilado y el sol.
Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Reblogueó esto en y comentado:

    Uno de los destinos más maravillosos de este planeta ¡un imperdible! No te saltes mi historia En Rose.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s